Política

El debate por el FMI ratificó que es en el Congreso donde se definirán las internas del Gobierno y la oposición

Alberto Fernández abre el período de Sesiones Ordinarias del Congreso
El Congreso, el campo de batalla para las luchas internas del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio (Gabriel Cano/ Comunicacion Senado/)

La discusión por la ley que habilitó al Ejecutivo Nacional a refinanciar la deuda contraída por Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional terminó poniendo luz sobre las internas que se viven dentro de los frentes, tanto del oficialismo como de la oposición. Los primeros divididos entre “albertistas y kirchneristas”, mientras que en los segundos la grieta es entre “halcones y palomas”.

El campo de batalla elegido hasta ahora es el Congreso de la Nación. En un año que no es electoral y en donde todos los sectores en pugna están representados, la discusión por cada espacio de poder refleja la pelea de fondo. El armado de las comisiones, tanto en la Cámara alta como en la baja, será la primera de las batallas, pero será una escaramuza fundamental para poder empezar a programar la agenda parlamentaria.

La conformación de las comisiones quedó congelada por la discusión de la ley del FMI, pero esas coincidencias que mostraron oficialismo y oposición para modificar el texto y aprobarlo podrían ser un recuerdo de ahora en más si en el corto plazo no se resuelven las diferencias dentro de las coaliciones.

El vínculo entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández está roto
El vínculo entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández está roto (POOL/)

En el Senado de la Nación la foto mostró dos grupos muy diferenciados de parte del oficialismo: se pudo ver a los kichneristas votando en contra y una Cristina Kirchner ausentándose, frente a una veintena de legisladores que apoyaron el proyecto del acuerdo con el FMI. Sin embargo, la dinámica de la Cámara alta muestra que, aún en las diferencias, el diálogo hacia adentro y hacia afuera está abierto y es constante.

El abrazo final entre el radical Luis Naidenoff, el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans y la senadora oficialista Anabel Fernández Sagasti -que votó en contra del proyecto del Ejecutivo y publicó el documento en donde justifica ese voto-, y la charla entre los senadores Juliana Di Tullio y Martín Lousteau, muestran que, a pesar de las diferencias, el enfrentamiento entre los bloques y los sectores tiene otro modo.

Pero esa cierta tranquilidad se puede romper muy rápidamente en la tierra de Cristina Fernández de Kirchner porque en los próximos días comenzará a desarrollarse el tratamiento de uno de los temas más importantes para este año en las diferentes comisiones: el proyecto enviado por el Ejecutivo para reformar la composición del Consejo de la Magistratura.

Con el fin del tratamiento del FMI, el Frente de Todos tiene decidido avanzar con la discusión respecto del Consejo ya que el Congreso debe cumplir con un fallo de la Corte que declaró la inconstitucionalidad de la ley actual que redujo el número de miembros del organismo y tiene plazo hasta el 14 de abril para tener una ley nueva. En el bloque del oficialismo el interés por avanzar es porque buscan que la nueva conformación no incluya a miembros de la Corte Suprema, algo que está pidiendo Juntos por el Cambio.

Oscar Parrilli
Oscar Parrilli (Gastón Taylor/)

El kirchnerismo avanzó y movió rápidamente en el Senado y el tema será discutido en algunas de las pocas comisiones que se conformaron. Y, en ambos casos, están en manos del grupo ligado a la Vicepresidenta, ya que pasará por la comisión de Justicia que preside Oscar Parrili y Asuntos Constitucionales a cargo de Eduardo Snopek. Ambos votaron en contra del proyecto de acuerdo con el FMI.

De esta manera, el sector ligado a Cristina Kirchner hoy se quedó al mando de dos comisiones centrales en todo lo que tiene que ver con las discusiones relacionadas a la justicia, la designación de jueces y, un poco más lejos, la puesta en marcha o no de la decisión del Procurador General de la Nación, algo que tiene paralizado desde hace dos años.

En el caso de Juntos por Cambio, en la Cámara alta el bloque se muestra más abroquelado, aunque existen disidencias. El núcleo fuerte está en manos del radicalismo con Alfredo Cornejo, Luis Naidenoff y Martín Lousteau. Aunque responden a líneas diferentes dentro de la UCR, funcionan como dique de contención de los “halcones” del PRO. Esto se pudo ver en que sólo tuvo una fuga a la hora de votar el acuerdo con el Fondo y fue de la senadora Lucila Crexell, que se abstuvo e hizo caso omiso a los pedidos de Patricia Bullrich de no prestar los dos tercios para sesionar como forma de presionar al Frente de Todos.

Juan Manuel López, Mario Negri y Cristian Ritondo
Juan Manuel López, Mario Negri y Cristian Ritondo

Pasos Perdidos

En donde las luchas se muestran más abiertamente es en la Cámara de Diputados. La cantidad de legisladores, la diversidad de las extracciones de cada uno y de los bloques hace que llegar a un consenso se hace mucho más complejo.

La prueba de esto es que aún no están conformadas las comisiones, salvo la de Presupuesto y la de Finanzas, que eran necesarias para poder tratar el acuerdo con el FMI.

“Estamos hablando y hay más movimiento”, reconoció una voz de Juntos por el Cambio. “Entendemos que para la próxima semana habrá definiciones, pero las internas de cada uno de los bloques lo está atrasando”, señaló otro diputado de uno de los bloques minoritarios.

En el Frente de Todos la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque y la negativa de los legisladores de La Cámpora de acompañar el acuerdo terminó por estallar el malestar interno del bloque. Su forma de conducir basada en el personalismo y con un acotado grupo de diputados molestaba al resto de los legisladores del bloque y ahora el “albertismo” -entendido por todo aquel que no es de la agrupación de Máximo Kirchner ni cristinista- avanza en ocupar lugares de poder y eso se visualiza en las comisiones.

Alberto Fernandez y German Martinez
Alberto Fernández y Germán Martínez

El titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quiere avanzar con una serie de proyectos de carácter económico como el tratamiento de los incentivos para la industria automotriz, la agroindustria y la construcción, pero, de nuevo, las internas están retrasando todo.

“El problema son las presidencias de las comisiones como Legislación General, Asuntos Constitucionales, Justicia, Defensa y Relaciones Exteriores, Agroindustria y Educación. El albertismo quiere correr a La Cámpora de los lugares de decisión de todo lo que implique gobernabilidad y estas comisiones son centrales. La Cámpora resiste y la discusión está hoy es cuál es el margen para presionar sin que se rompa el bloque, porque lo que no quiere Germán Martínez -presidente del bloque del Frente de Todos- es que pase a ser un interbloque con los sectores duros por afuera”, explicaron ante la consulta de Infobae.

Por el lado de Juntos por el Cambio la situación es similar, pero tiene un condimento adicional: la nueva composición del interbloque que pasó de tres a diez bancadas. En el medio de esto hay que equilibrar en el sector del PRO las apetencias de los “duros” que responden a Patricia Bullrich y a Mauricio Macri como es el caso del diputado Omar de Marchi y los más dialoguistas más cercanos al larretismo. Lo mismo sucede entre los dos bloques del radicalismo y los pedidos de Mario Negri (UCR) y de Rodrigo De Loredo (Evolución).

El contexto que vive hoy la Cámara de Diputados muestra que los problemas internos paralizan el funcionamiento. Nadie quiere tomar la iniciativa para que un tema llegue el recinto porque no tiene asegurado el funcionamiento del bloque por las luchas no resueltas. Si viene del Senado el Consejo de la Magistratura la decisión en Juntos por el Cambio y el Frente de Todos es la de avanzar en una sesión, pero sino nadie va a empujar el tratamiento de otro tema porque no se quieren arriesgar a tener un diciembre -con una semana de diferencia el oficialismo perdió la votación de Presupuesto y la oposición la de Bienes Personales-.

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio está tratando de resolver sus diferencias internas y las comisiones servirán, en parte para eso, pero también para poner en funcionamiento el Congreso sin tener que ir al recinto con el riesgo que hoy tienen de perder una votación por culpa de los propios.

SEGUIR LEYENDO:

Partidos “demócratas” y la UCeDé acordaron una alianza con miras a la interna opositora de 2023

El mensaje de Alberto Fernández en medio de la interna con CFK: “Ya tuvimos demasiados años para pelearnos”

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba