Política

Qué es y cómo funciona el Comando de Ciberdefensa, el equipo militar que actúa ante los ataques al sistema informático nacional

Todo aquel que haya presenciado alguna vez un desfile militar tendrá en claro que, durante los mimos, las fuerzas armadas exhiben su poder militar terrestre, naval y aéreo.

La guerra – al menos en su versión tradicional- implica jugadas estratégicas y tácticas que tienen por finalidad ganar la supremacía militar en los tres espacios mencionados, para consolidar de esa forma el triunfo sobre el enemigo.

El avance tecnológico en materia informática, la ejecución remota de procesos tecnológicos o sistemas complejos y la digitalización de casi todas las actividades civiles y militares trajeron, a la par de progreso y accesibilidad, un nuevo y fundamental aspecto: el Ciberespacio es (a no dudarlo) el cuarto escenario que debe ser protegido ante potenciales conflictos.

Desde hace siete años, Argentina comenzó a desarrollar -en el ámbito del Estado Mayor Conjunto de las FFAA- capacidades y aptitudes para alcanzar una adecuada protección de las redes que conforman el sistema de defensa nacional. En la actualidad, el país tiene su propio Comando Conjunto de Ciberdefensa y un instituto educativo donde SE forma y capacita a quienes cumplen tareas en ese ámbito.

En forma exclusiva, Infobae recorrió las instalaciones de esta relativamente nueva estructura militar de la mano del General de Brigada Aníbal Intini, actual Comandante Conjunto de Ciberdefensa.

Un equipo de 70 personas, que también incluye a civiles, se despliega en distintas dependencias entre las que se destaca un gran cuarto de control central donde, ante la mirada atónita de este cronista, se puede apreciar la enorme cantidad de eventos simultáneos que acechan al sistema informático de la defensa nacional.

Es una sucesión de batallas virtuales de distinta intensidad, sin sangre, librada contra enemigos desconocidos –o a veces no tanto- sin tregua y sin cuartel.

Dos banners ubicados en la entrada a esta unidad militar conjunta resumen magistralmente la labor de este grupo de militares y civiles argentinos.

El primero indica el lema del comando “Semper et Ubique”, es decir, “Siempre y en todas partes”. El segundo y más inquietante muestra la imagen de un soldado con su fusil en la mano y debajo la leyenda: “La amenaza permanece a solo un click de distancia”.

Durante la recorrida que el equipo de Infobae realizó por buena parte de las instalaciones de este comando conjunto, el General Intini detalló que, siendo un organismo dependiente del Estado Mayor Conjunto de las FFAA, su personal se integra con oficiales y suboficiales procedentes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Argentina. Además, respondió una serie de preguntas para explicar cuáles son las funciones de este grupo.

Instalaciones del Ministerio de Defensa especializado en Cyberdefensa
El cuarto de control central del Comando Conjunto de Ciberdefensa (Adrian Escandar/)

-Si contamos en el país con un Comando de Ciberdefensa es porque hay amenazas concretas de ciberataques. ¿Qué es precisamente un ciberataque?

-De la mano de la tecnología ha nacido un concepto que es conocido como el ciberespacio. Esto significa un escenario nuevo de conflictos, donde las personas realizan actividades sociales, comerciales y demás.

En este marco es donde comienza a desarrollarse la actividad de determinados actores que intentan desde robar información hasta alterar el funcionamiento de los sistemas. Cuando este accionar es aislado lo llamamos incidente, porque incluso puede no deberse al accionar humano sino a una falla en los equipos informáticos. Sin embargo, cuando escala y es reiterado hablamos de ciberataque.

– Cualquier persona puede ser atacada o hackeada en su ordenador personal. ¿Las redes y sistemas militares son igualmente vulnerables al ataque de cualquier persona con ganas de hacer daño o este tipo de acciones están solo al alcance de organizaciones delictivas?

-No necesariamente debe tratarse de una organización compleja, cada día aparecen nuevas herramientas y desarrollos tecnológicos al alcance de las manos de cualquiera que desee hacer algún daño.

A los atacantes los podemos clasificar en tres tipos: 1) los de muy bajo nivel técnico, simples oportunistas que incluso por aburrimiento o diversión intentan incursionar en este tipo de actos; 2) los que lo hacen de manera profesional, con un objetivo concreto; 3) finalmente están los ataques pergeñados por gobiernos o servicios de inteligencia con claros fines estratégicos.

– Argentina decidió crear este comando en 2014. ¿Lo hizo para anticiparse a lo que vendría o por haber sufrido ataques cibernéticos?

-Hay una combinación de ambas cosas. Indudablemente el mundo ya mostraba este tipo de tendencia y necesidad respecto del ciberespacio global (no tiene fronteras definidas). Y a la vez, los ataques y los incidentes cibernéticos sobre nuestras redes ya existían.

Instalaciones del Ministerio de Defensa especializado en Cyberdefensa
La bandera del Comando Conjunto de Ciberdefensa (Adrian Escandar/)

– ¿Qué es y cómo opera concretamente su Comando Conjunto de Ciberdefensa?

-Está conformado por un grupo de hombres y mujeres que centran su atención en todo lo que ocurre en el ciberespacio vinculado a las fuerzas armadas. Tiene la responsabilidad de implementar la vigilancia y control de los sistemas cibernéticos de la jurisdicción de la defensa. Este comando nos da la opción de monitorear el estado de todas las redes militares, para identificar los comportamientos anómalos o las intrusiones que deban ser inmediatamente neutralizadas.

Una de las tareas apunta a tener en claro cuáles son las infraestructuras críticas de la defensa, ya que hay actividades más sensibles que otras.

-Esta problemática es posterior al paso de muchos integrantes de la fuerza por las escuelas de formación y capacitación. ¿Cómo se entrena al personal que debe proteger el ciberespacio militar?

-Esta pregunta encierra un problema interesante que hemos tratado de atacar en el último tiempo. Los recursos humanos relacionados con esta temática son altamente volátiles, hoy hay una gran escasez de personal que tenga este tipo de conocimientos. En este sentido hemos desarrollado cursos de capacitación internos y hemos comisionado personal para que se capacite en instituciones universitarias, fuera del ámbito militar.

Asimismo, dentro de la UNDEF (Universidad de la Defensa) se ha creado la Maestría en Ciberdefensa y allí nuestros oficiales y los civiles interesados en el tema pueden capacitarse. Además, en el último año hemos creado el Instituto de Ciberdefensa de las FFAA que, si bien por ahora está restringido solo al personal militar, en el mediano plazo será abierto a civiles relacionados con el tema.

Instalaciones del Ministerio de Defensa especializado en Cyberdefensa
Imagen del interior de una de las aulas donde se capacita sobre aspectos de ciberdefensa a los integrantes de las fuerzas (Adrian Escandar/)

-Con bastante anterioridad a la aparición del vocablo “Ciberdefensa” el mundo militar acuñó el concepto de “Guerra Electrónica”. ¿Cuál es el punto en común de ambos conceptos?

-Ambos términos se complementan. La guerra electrónica nace hace mucho tiempo atrás en un ámbito evidentemente compuesto por la tecnología analógica: las comunicaciones, por citar un caso, eran analógicas. Sin embargo, con la digitalización, esas comunicaciones comenzaron a evolucionar y a incorporar contenido procedente de internet. En este estado de cosas podemos asumir que las armas tácticas que se utilizan para la guerra electrónica podrían abarcar también las propias de la ciberdefensa y complementarse.

-Teniendo este comando apenas 7 años contados desde su creación, ¿cuál es la meta, podría pensarse en la protección de objetivos estratégicos civiles?

-Ese sería un objetivo interesante en el largo plazo. La temática de la ciberdefensa asociada al instrumento militar tiene mucho para aportar en este sentido a la defensa nacional, que obviamente es una cuestión integral del Estado. Nosotros tenemos la capacidad para proteger a diferentes infraestructuras estatales críticas, en caso de que el Poder Ejecutivo Nacional lo requiera. Por ejemplo, proteger una central hidroeléctrica.

SEGUIR LEYENDO:

Guerra Híbrida y Ciberdefensa, los nuevos conceptos que dominarán los conflictos bélicos del siglo XXI

Jorge Taiana: “El mundo avanza hacia el multilateralismo”

Guerra de Malvinas: el Gobierno impulsa un amplio plan de actividades que incluye la apertura al público de unidades militares

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba