Política

En medio de la interna política, el Presidente repudió una pegatina de afiches contra Cristina Kirchner

Carteles / afiches contra Cristina Kirchner en Buenos Aires
El Gobierno repudió y ordenó investigar los afiches contra Cristina Kirchner con los que apareció empapelada hoy la Ciudad de Buenos Aires

El Gobierno repudió los afiches callejeros en los que califica a Cristina Kirchner de “asesina” y “culpable de 35.000 muertes”, que aparecieron esta mañana en la Ciudad de Buenos Aires, y ordenó una investigación urgente para determinar quiénes fueron sus responsables.

Los carteles, con una foto enorme de la Vicepresidenta, tienen una leyenda que afirma “Elegiste negocios con Putin en lugar de salvar vidas” y un código QR que lleva a una página que dice “Pronto todos sabrán lo que hiciste” y “No dejaste gobernar. Alberto conducción”.

“Como dije ayer, muchos se empeñan en dividirnos y recurren a las mayores bajezas. Lamento el daño que causan a personas de bien. Sepan que viéndolos actuar, solo me comprometen más con la unidad del Frente de Todos”, afirmó esta mañana Alberto Fernández en su cuenta de Twitter.

Más temprano, Gabriela Cerruti, la portavoz presidencial, utilizó la misma red social para informar sobre este episodio: “El presidente @alferdez y el gobierno nacional repudian terminantemente la utilización de una imagen de la vicepresidenta @CFKArgentina en carteles de vía pública con insultos y acusaciones. El Presidente instruyó que se investigue inmediatamente para encontrar a los autores”.

En la Casa Rosada, en medio de la fuerte interna entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, la aparición de los afiches causó conmoción y esta mañana, desde muy temprano, se chequeó cuántos había pegados y en qué zonas estaban, además de despegarlos o taparlos, por supuesto.

Cerca del Presidente consideraron que se trata de “una burda operación para generar ruido interno” e incluso sospechan que “hay algo más” porque contienen “un mensaje anti-Rusia” porque alude a los 35.000 argentinos que seguirían vivos si el Gobierno hubiera comprado a tiempo la vacuna de Pfizer.

“Vienen de algún servicio de inteligencia o algún loco suelto”, agregaron los allegados al primer mandatario, que no descartaron incluso qué estén involucrados militantes de la oposición.

Noticia en desarrollo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba