Deportes

Show de Ruggeri: la burla a sus compañeros por el título en el Mundial y el inesperado comentario interno que desató las carcajadas

En el pase del programa de Mariano Closs con el de Sebastián Vignolo en ESPN, Oscar Ruggeri desplegó su costado más jocoso. Encendido, el ex futbolista hizo descostillar de risa a los panelistas de ambos ciclos televisivos.

Uno de los primeros temas de debate fue las tareas que tienen los mediocampistas centrales. Y de allí pasaron a las obligaciones de los defensores centrales. Experto en la materia, el Cabezón defendió a los del pasado: “Ah, los de ahora son todos fenómenos… Me hacen reír tanto. Decime de verdad qué centrales agarran la pelota hoy y desequilibran. ¡Defiendan!”. Entre risas irónicas cuando le mencionaron algunos nombres destacados del fútbol argentino actual, sí aceptó que Lisandro Martínez fue uno de las últimas grandes apariciones.

“Está bárbaro que se trabaje porque hay que mejorar. Pero el otro día del Madrid contra el City, se comieron 3 y 4 goles en una semifinal de Champions League. Te vas a tu casa pensando en que te comiste cuatro goles. ¡Qué fútbol! ¡Defienden para el culo!”, contradijo a quienes aplaudieron por el espectáculo que se dio en Manchester. Y ante la chicana de Vignolo por la final de México 86 en la que Argentina sufrió dos goles ante Alemania, respondió: “Sí, bárbaro. Pero después les ganamos. Agarremos los siete partidos del Mundial a ver cuántos goles tuvimos en contra. Contá. ¡Cómo no va a importar! Cinco goles en contra tuvimos, ¿está mal?”.

El resto de los panelistas se complotaron contra Ruggeri, que sacó pecho en todo momento: “Todo lo que ustedes quieran, pero cuando viene la Copa del Mundo acá, y la toco y la levanto. Ustedes pasan al lado y dicen ‘uy, qué linda’. ¿Ustedes me atacan a mí y lo que yo digo es feo? Por supuesto que la Copa del Mundo es de todo el país, pero la tocamos poquitos”. Y se la agarró directamente con Vignolo: “El que trae la Copa, la custodia con guantes. Vos no la podés tocar. ¿Que vos sos igual de campeón del mundo que yo? (risas) Claro, por haber nacido acá”. Y para el final, amenazó con llevar al programa las réplicas de los trofeos del Mundial de México 86 y la Intercontinental que ganó con River el mismo año solamente para exhibirlas ante sus compañeros de trabajo.

Un rato antes, Ruggeri había dedicado algunos comentarios un tanto escatológicos y apuntado a los integrantes del programa de Closs: “Ustedes, muchachitos, dejan las tablas del baño todas orinaditas. ¿Están empezando a tener parkinson? ¿Qué les pasa? Son ustedes los que llegan antes y estamos todos en el mismo vestuario. Cómo dejan el baño, Mariano. Tenés que hacer reunión, es tremendo. Todo el papel mojado tirado por el piso. Muchachos, emboquen. Al medio. Les voy a poner un dibujito pegado para que le den en la cara. Le van a apuntar en la cabeza al dibujito para que pegue ahí y no salpique”.

La cosa siguió: “Regalos no dejaron nunca, no. El que es bravo es el baño del avión. El que te deja un regalo en el avión es una cagada, Mariano, porque después vos abrís la puerta, viene otro y todavía está todo el quilombo (revolea los brazos), te miran a vos y dicen ‘este sucio…’, pero al otro que lo hizo ni lo conocen”.

SEGUIR LEYENDO:

Las revelaciones de Matías Espíndola, el sobrino de Riquelme que promete en Tigre: “Me parezco en la forma de correr y en los movimientos”

El hijo menor de Gabriel Batistuta se transformó en el nuevo refuerzo de un equipo que juega en la Primera D

La inesperada disputa mediática entre Ancelotti y Pochettino por el futuro de Mbappé: “No puede decir toda la verdad”

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba