Deportes

El show de Ruggeri: sus salidas a boliches con rivales, la broma que incomodó al Cai Aimar y el día que disfrutó los insultos ante Racing

Este viernes Oscar Ruggeri protagonizó un nuevo show de anécdotas en el pase entre los programas F12 y F90 de ESPN. El hombre que fue campeón del mundo con la selección argentina en México 1986 hizo un repaso por algunos de los momentos más divertidos que le tocó vivir dentro y fuera de una cancha y generó risas al aire por parte de todos sus compañeros.

Es que el ex defensor que defendió los colores de Boca Juniors y River Plate, entre otros clubes, se alegró porque en las semifinales de la Copa de la Liga que se disputarán este fin de semana habrá público de ambos equipos. “Salís a jugar y tenés a tu hinchada, el otro tiene la suya, se empiezan a cantar. Es hermoso”, reconoció.

Ruggeri explicó que esto mejora la calidad del espectáculo del fútbol argentino y recordó que, durante su etapa como jugador profesional, disfrutaba de los insultos que recibía por parte de los hinchas contrarios. “La de Racing, qué fuerte me puteaba, era tremendo. Nunca tuve problemas… Una vez con el Turco García, que nos tocábamos un poco y yo cargaba a la gente y la gente se volvió loca”, comentó entre risas sobre un partido cuando él jugaba en Vélez. “Era todo el mundo con la manito así (agitando el brazo), no era un sector, eran todos juntos, toda la cancha sincronizada”.

El actual panelista reconoció que ese tipo de situaciones lo entusiasmaba: “Me ponía bien”, y se alegró porque este fin de semana se volverán a ver escenas como esas en las semifinales entre Boca Juniors y Racing, y la que jugarán Argentinos Juniors y Tigre.

Por otro lado, explicó que la relación con los futbolistas adversario era buena, más allá de la rivalidad lógica. Lo que ocurría era que, una vez que terminaba el partido, solían ir a los mismos boliches: “Todos los jugadores en el córner te decían ‘¿vas esta noche?’. Llegábamos al boliche y veníamos todos lo que habíamos jugado”. Sin embargo, aclaró que él no iba a bailar todos los fines de semana: “Si perdíamos mal no salíamos. Nos daba vergüenza. Si perdés no vas”.

En este contexto, reveló que cuando era un juvenil de Boca Juniors, robaba los vasos de las discotecas para llevarlos a la pensión: “No teníamos copas en la Candela”. Y una vez que se convirtió en un jugador reconocido, dejó de pagar entrada para estos lugares en donde el dueño les aseguraba un lugar privado para que no sean molestados por los demás.

El otro momento divertido que protagonizó Ruggeri fue con el Cai Aimar, el ex entrenador y también panelista de F90, cuando éste contó que suele ver todos los partidos del fútbol argentino porque está solo en su casa. Entonces, El Cabezón le propuso presentarle una amiga de su esposa, Nancy, para hacer una salida entre los cuatro: “Quiero que él disfrute porque lo conozco de hace mil años. Voy a armar una salida”.

Pero las carcajadas explotaron cuando recordaron que Aimar tuvo tres operaciones de cadera: “Yo le tengo que decir que hay que cuidar los movimientos, nada de movimientos bruscos, hay que evitarlos. Empezás tanqui, calentás la articulación y después… adentro”.

SEGUIR LEYENDO:

“A vos no te va nada mal, Oscarcito”: el incómodo ida y vuelta entre Ruggeri y Luciana Rubinska

El consejo de Oscar Ruggeri a los futbolistas jóvenes sobre el manejo de plata y la reflexión sobre sus ex compañeros que gastaron todo su dinero

Oscar Ruggeri explicó cómo el dinero marea a los futbolistas jóvenes: “Fama y plata es un combo tremendo”

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba